se actuario

El Actuario

¿Qué hace el actuario? ¿Es esto para mí?

Si te interesa aprender a
- Conocer el entorno económico, regulador y fiscal de las instituciones, empresas y mercados del sector financiero y asegurador.
- Aplicar adecuadamente técnicas estadísticas, matemáticas y econométricas para la modelización actuarial y financiera.
- Analizar y valorar los productos financieros y de seguros. Interpretar los estados financieros de las entidades financieras y aseguradoras.
- Analizar, medir y gestionar los riesgos soportados por las entidades financieras y aseguradoras para facilitar la toma de decisiones financieras.
- Analizar la solvencia de las entidades financieras y aseguradoras para facilitar la toma de decisiones financieras.

Según la Real Academia, el Actuario es: "Persona versada en los cálculos matemáticos y en los conocimientos estadísticos, jurídicos y financieros concernientes a los seguros y a su régimen, la cual asesora a las entidades aseguradoras y sirve como perito en las operaciones de estas".

Allí donde hay riesgos, hay una oportunidad de trabajo para un actuario. Con las herramientas analíticas adecuadas, ayuda a las empresas, instituciones y organismos, públicos y privados, a planificar su futuro y protegerse mejor contra las pérdidas, esperadas e inesperadas.

Una correcta comprensión de la naturaleza y el alcance de los riesgos inherentes al desarrollo económico y social, contribuye al beneficio sostenible de las actividades empresariales, a la inversión adecuada de los ahorros para la jubilación, al diseño y oferta de coberturas a un precio equitativo y, en general, a la estabilidad financiera de las personas y de la sociedad en general.

¿Qué debe saber el Actuario?

Los actuarios son los expertos en la gestión del riesgo y la cuantificación de la incertidumbre, ya que posee destrezas en un abanico de áreas que conjugan la adquisición de una sólida base conceptual en finanzas y seguros, junto a contenidos eminentemente prácticos y, por tanto, son muy demandados por sectores de la banca, compañías aseguradoras, empresas con departamentos de gestión de riesgos propios, auditorías, consultorías, agencias de cambio y bolsa, y otras corporaciones que necesitan profesionales con la formación cuantitativa necesaria para desarrollar estas funciones.

De esta forma, el Actuario, para cumplir con sus funciones, debe tener amplios conocimientos en:
Matemáticas, Economía, Finanzas, Demografía, Probabilidad y Estadística.
Programación y desarrollo de software para la implementación de sistemas relacionados con el ámbito actuarial.
Modelación y simulación de riesgos.
Optimización de modelos industriales y financieros.

¿Quién puede formarse como Actuario?

De acuerdo a lo expresado anteriormente, se pueden formar como Actuarios todos los profesionales con grado universitario en Matemáticas, Estadística, Física, Economía, Ingeniería y cualquier otra profesión afín con una sólida formación en Matemáticas y Estadística. También los estudiantes que estén adelantando sus últimos semestres en carreras con alto contenido cuantitativo y que desean continuar su desarrollo profesional en la Actuaría.

Entre las habilidades y competencias básicas requeridas en la actualidad para ser exitoso (Ver artículo), la mayoría hacen parte de la formación y desempeño básicos del actuario (resaltadas en negrita), como son;

  1. Lingüística: es la capacidad de poder hablar y crear mensajes, centrándose en operaciones gramaticales.
  2. Matemática: es la habilidad para utilizar y relacionar los números y las operaciones.
  3. Científica: se trata de saber usar el conocimiento científico para adquirir nuevos saberes y explicar sistemas y fenómenos complejos.
  4. Digital: implica el uso creativo, crítico y seguro de las tecnologías de información y comunicación para alcanzar objetivos relacionados con el trabajo y el estudio.
  5. Financiera: es la comprensión de conceptos financieros para tomar decisiones eficaces en el manejo de recursos económicos.
  6. Cultural y cívica: busca que las personas asuman roles activos para construir una sociedad democrática con base en la identidad individual y el respeto.